24 de Noviembre del 2020
PESAR POR FALLECIMIENTO DE KINESIOLOGO ALEJANDRO FERNANDEZ GALVEZ (Q.E.P.D.)
MARZO
31
Profesional era muy cercano a la comunidad usuaria. principalmente, adultos mayores con movilidad limitada
El sábado 7 de marzo del año 2020 será recordado como el día en que el personal del CESFAM 18 de Septiembre perdió a uno de los suyos, ya que en esta trágica tarde falleció Luis Alejandro Fernández Gálvez, kinesiólogo, de 51 años recién cumplidos, quien será recordado como un abnegado trabajador de la salud. La muerte de Alejandro (como le gustaba que lo llamaran) sumió a sus amigos, cercanos, familia y a todos quienes lo conocieron, en una profunda congoja. Fue una pérdida sorpresiva e inesperada de quien tuvo siempre como motivación personal, el trabajo en terreno y el contacto directo con la comunidad.
En su quehacer le correspondió asumir la Dirección del CESFAM durante el año 2015 en un primer período, y desde el 7 de marzo 2016 al 13 de julio 2017, tiempo en el que priorizó la construcción del nuevo edificio para el CESFAM, movilizando a la comunidad usuaria y a las autoridades de la época. El destino quiso que este anhelo continuara sin cumplirse a la fecha de su partida. Durante su gestión como Director, mantuvo una estrecha coordinación con AREVOL (Agrupación Regional de Voluntariados de Magallanes) obteniendo a través de este organismo, un número importante de órtesis (bastones, sillas de ruedas, colchones antiescaras) y otros insumos destinados a la comunidad usuaria del establecimiento. Trabajó incansablemente para ayudar a las familias, obteniendo apoyo de organizaciones públicas y privadas, y siendo parte de colectas del personal para canastas de víveres destinadas a las familias más necesitadas. Fortaleció al programa de medicina intercultural PESPI del CESFAM, permitiendo la integración al equipo de: médico (experiencia única en la comuna), nutricionista, psicólogo, TENS y comunidad (también, experiencia pionera en la comuna). Dejó una huella imborrable en sus compañeros de trabajo, poniendo en práctica los preceptos de la salud familiar y comunitaria que impulsa el Ministerio de Salud.
El personal del CESFAM recordará siempre a Alejandro (Q.E.P.D.) como un funcionario dedicado y comprometido con aquellos que, siendo usuarios de bastones, sillas de ruedas o iniciando la situación de cama, requerían de terapia kinesiológica para evitar la postración. Fue uno de los precursores de la atención domiciliaria a pacientes con dependencia severa (postrados) de Corporación Municipal y a la fecha de su deceso, trabajaba en la Sala IRA (Infección Respiratoria Alta) y el Programa de Atención Domiciliaria a Dependientes Leves y Moderados. Siempre tuvo como norte, el trabajo en terreno y la actividad comunitaria, el contacto con los establecimientos educacionales públicos y privados, y las organizaciones comunitarias como Clubes de Adulto Mayor, Centros de Madres y otros, llevando hasta estos espacios, la educación para la salud y el autocuidado.
Fue un hombre vehemente, muy apegado a sus convicciones, íntegro, valiente en las luchas que consideraba justas, con la facilidad de conectarse igualmente con el poderoso o el humilde. Empático y generoso, amigo de sus amigos, con una lealtad a toda prueba, siempre dispuesto a dar una mano, una palabra de aliento o de reconocimiento. Deportista, amante de su familia y de sus perros. Disfrutaba de la vida al aire libre y de la naturaleza, de los asados y el mate en buena compañía.
Hoy quienes disfrutaron de su vida, lloran su muerte.
Compartir