17 de Diciembre del 2018
CORO DE ESTUDIANTES DE LA CORMUPA OFRECE UNA ALTERNATIVA DE FORMACIÓN INTEGRAL A NIÑOS Y NIÑAS
JUNIO
02
La agrupación comenzó a trabajar el año pasado y a la fecha se ha presentado en importantes escenarios de la región.
El aprendizaje del canto ofrece múltiples beneficios a quienes lo cultivan, no solamente en el campo de las expresiones artísticas, sino que también en el desarrollo integral humano. Un fenómeno que experimentan las y los 22 estudiantes del Coro de la Corporación Municipal de Punta Arenas, dirigido por el profesor Luis Poblete y financiado con fondos correspondientes a la Subvención Escolar Preferencial.

La formación está integrada por niños y niñas pertenecientes a las escuelas Manuel Bulnes, 18 de Septiembre, Hernando de Magallanes, Argentina, Pedro Sarmiento de Gamboa, Portugal, Patagonia, Pedro Pablo Lemaitre, Villa Las Nieves, Arturo Prat, República de Croacia y al Liceo Juan Bautista Contardi, quienes se han presentado en distintos actos, veladas y homenajes de gran relevancia para la comuna.

Se reúnen a ensayar los días sábados de 15.30 a 17.00 horas en el tercer piso del Teatro Municipal de Punta Arenas, un período de tiempo que parece pasar volando, entre cantos, juegos y risas infantiles. Recientemente, se ha sumado a este trabajo el músico y pianista, Manuel Rodríguez.

Al ser consultado por las ventajas de cultivar el canto, el profesor Luis Poblete explicó: “Está comprobado que el estudio de las artes activa ciertas partes del cerebro que no se activan con otras actividades, lo que ayuda a los estudiantes a desarrollar su memoria. Además, aquí aprenden disciplina, dedicación, desarrollan su sensibilidad y el sentido de la solidaridad, entendiendo la importancia de aceptar a los otros más allá de sus diferencias. No pueden discriminar a sus compañeros, ya que aquí aprenden armonía y esta debe aplicarse desde la música hasta las vivencias”.

Asimismo, el docente señaló que la riqueza de la música es extraordinaria cuando niñas y niños se dedican a ella, en tanto comentó: “Yo lo he dicho muchas veces, siendo músico me gusta ir por la excelencia musical pues para eso me he preparado, pero mi propósito principal no es enseñar música, sino que se trata de ayudar a la formación de estos estudiantes y que ojalá cuando crezcan sean un aporte a la sociedad”.

Es por ello que el trabajo involucra aspectos como la expresión oral de las y los integrantes del coro, de tal manera que puedan desenvolverse con plena comodidad en distintos espacios públicos, según explicó el profesor Poblete, quien más allá de su rol, se ha ido convirtiendo paulatinamente en una especie de guía para estudiantes del coro y sus apoderados.

Felices por cantar

Sofía González (12 años) es estudiante de séptimo básico de la Escuela Pedro Sarmiento de Gamboa y confiesa que ha estado en el canto desde hace ocho años. Ella describió su experiencia de esta forma: “Me encanta este coro porque aprendo muchas cosas en cada ensayo y es muy divertido”. En tanto indicó que la mayoría de las y los integrantes se han convertido en sus amigos.

Germán Rodríguez (9 años) es estudiante de cuarto básico de la escuela República de Croacia y se siente muy contento de participar en el coro ya que según expresó: “Siento que por fin formo parte de algo y puedo hacer algo grande y emocional”. En tanto señaló que sus padres también cantan en un coro que es dirigido por el profesor Poblete, por lo que él sabe muchas canciones.

Camila Aguilar (11 años) es estudiante de sexto básico de la escuela Pedro Pablo Lemaitre y considera increíble estar en el coro, porque aprende muchas canciones que otras personas no conocen. Al ser consultada por lo que siente al cantar ella respondió: “No me pongo nerviosa, me pongo feliz porque sé que mucha gente me está mirando y en la calle alguien me puede decir que participé en tal acto y eso me hace sentir que soy famosa en algo”.

Matías Yévenes (9 años) es estudiante de cuarto básico de la Escuela Arturo Prat Chacón y participa en el coro desde hace dos meses. Una experiencia que le hace muy feliz ya que, según sus propias palabras, antes había participado en un coro y producto de su traslado a la comuna de Puerto Natales tuvo que dejarlo. Al ser consultado por lo que siente al cantar, él respondió: “Siento como si toda mi familia estuviera a mi lado”. En tanto explicó que vive con su mamá y su hermana, sin embargo otro hermano vive en Talcahuano, su abuelo vive en Puerto Natales y su papá vive en Punta Arenas, pero nunca lo ve.

Fernanda Pedraza (11 años) es estudiante de sexto básico de la Escuela Arturo Prat Chacón y aunque suele ser muy participativa nunca se había sentido tan acogida en una actividad, ya que ha encontrado amistades en el coro. Este es su primer encuentro con el canto y sobre ello confesó emocionada: “Cuando estoy en el escenario es como estar en otra parte, siento que cambio, se van todos los miedos y me olvido de todas las cosas”.



Compartir