17 de Diciembre del 2018
PERSONAL DEL CESFAM MATEO BENCUR ACTUALIZÓ CONOCIMIENTOS EN SALUD FAMILIAR
MARZO
09
La actividad permitió explorar la propuesta teórica del modelo, el estado de la situación nacional y las posibles alternativas para el fortalecimiento del sistema.
El personal del Centro de Salud Familiar Mateo Bencur se capacitó y actualizó conocimientos en Salud Familiar, a través de una jornada realizada el 04 de marzo en el auditorio de la Caja de Compensación La Araucana. Los relatores fueron Daniela Schmidt, médico de familia de la APS de Puerto Montt y el médico de familia Camilo Bass, quien desempeña su labor en la comuna de Santiago.

Paola Balcázar, médico del equipo gestor del CESFAM Mateo Bencur, presidenta de la Agrupación de Médicos de Atención Primaria de Punta Arenas e integrante de la directiva nacional de esta organización explicó que el objetivo del curso era iniciar el período 2016 incentivando el trabajo en Salud Familiar, teniendo en cuenta que el Ministerio de Salud está implementando nuevas pautas de certificación en dicho modelo.

Asimismo, la dirigente recordó que la APS de Punta Arenas, a diferencia de otras comunas no cuenta con médicos de familia, lo que dificulta la posibilidad de cumplir con el propósito de su fortalecimiento. En este sentido expresó: “Sería importante formar a los médicos generales que trabajan en los CESFAM como médicos de familia para avanzar hacia una Atención Primaria de Salud más resolutiva”.

La relatora del curso, Daniela Schmidt explicó: “Para mi gusto el cambio de paradigma que significa un nuevo modelo de atención, requiere también cambios estructurales a nivel de la academia. En el fondo, difícilmente se puede lograr si en la formación de pregrado de las distintas áreas de salud se sigue trabajando con el modelo biomédico. Lo que se requiere es un enfoque biosicosocial donde veamos al individuo y su entorno de manera integral y no sólo en su dimensión biológica”.

Al ser consultada por los factores que juegan en contra para poder concretar el modelo de salud familiar, Schmidt identificó, por un lado, las exigencias ministeriales de cumplir con ciertas metas e indicadores y donde no está considerada la promoción y la prevención. En tanto que por otro lado, se refirió al factor rendimiento, señalando que si se cuenta con muy poco tiempo para una atención, solo se alcanza a realizar lo exigido y medible. Junto con ello, destacó la importancia de mejorar las condiciones laborales, lo que implica mucho más que el sueldo. Esto se traduce en un ambiente confortable, equipo agradable, acceso a capacitación, rendimientos adecuados donde no se explota al profesional limitándose a una atención meramente asistencialista, incorporando el trabajo comunitario y la investigación, por mencionar algunos aspectos.

Por su parte, el médico de familia Camilo Bass, secretario general de la Agrupación de Médicos de Atención Primaria de Salud, centró su exposición en establecer un diagnóstico de la situación de la APS a nivel país, para luego ofrecer algunas alternativas de fortalecimiento del modelo de Salud Familiar. En este sentido, el especialista explicó que diariamente se confronta la teoría del modelo versus la realidad. Esto se expresa en variados déficit (recursos financieros, gestión de recursos humanos, infraestructura y la incorporación de nuevas tecnologías).

“Chile está en condiciones de ofrecer un sistema público de salud con mejores resultados, pero para eso necesita una mayor inversión y que quienes toman las decisiones confíen en la salud pública”, enfatizó Camilo Bass, explicando que no basta con que un país sea rico para presentar un modelo exitoso. Un ejemplo de esto es Estados Unidos que invierte mucho dinero en salud y sin embargo presenta indicadores más bajos que nuestro país, tal es el caso de su tasa de natalidad.

Asimismo, el especialista señaló: “La característica de los países que lo hacen bien es tener sistemas públicos únicos y fuertes como España, Inglaterra, Canadá y Finlandia. Además, hay sistemas que han avanzado mucho como Brasil, que cambió de un sistema fragmentado de públicoprivado a público mayoritariamente. Eso hace que el Estado pueda invertir más recursos en salud. La experiencia brasilera es muy interesante ya que partió con pocos equipos de salud en ciudades muy grandes y hoy abarca todo el territorio, pero eso tuvo que ver con una decisión política estatal de jugársela por la Atención Primaria y la Salud Familiar hace unos quince años”.

Junto con ello, Bass señaló: “En Chile hay menos médicos de familia de los que debiera existir. Hace un tiempo se hizo una propuesta de que la mitad de los médicos de Atención Primaria fueran generales y la otra mitad de familia, pero actualmente estos últimos suman el 10. Por eso se dan situaciones como la de Punta Arenas. Yo creo que eso tiene que ver con algunos problemas de definición desde el ministerio, pues si bien la medicina familiar se empezó a impulsar desde los años noventa, pasaron quince años para que se establezca un incentivo para los médicos de familia. Entonces esa falta de una definición de política estratégica de salud a largo plazo jugó en contra. La actual es mejor, pero tampoco es tan potente, aunque ha dado para duplicar la cantidad de médicos de familia de un año a otro”.

Javier González es médico general del CESFAM Mateo Bencur y evaluó positivamente el curso, explicando que en su establecimiento se ha avanzado en la implementación del modelo de Salud Familiar. No obstante ello, el proceso es más lento de lo que él quisiera. Por su parte, Patricia Vidal, nutricionista, destacó la importancia de generar una actividad formativa como esta, ya que permitió visibilizar los dilemas que se presentan en el cambio de paradigma.

Compartir