09 de Diciembre del 2018
ESTUDIANTES DEL LICEO LUIS ALBERTO BARRERA CELEBRARON DÍA DE LA EDUCACIÓN ESPECIAL
NOVIEMBRE
06
Con un programa de actividades denominado “Ponte en mi lugar”
Con una iniciativa que surgió desde el Centro de Estudiantes del establecimiento, el Liceo Luis Alberto Barrera celebró el Día de la Educación Especial con un programa de actividades denominado “Ponte en mi lugar”, cuyo objetivo fue sensibilizar al alumnado sobre la realidad de personas que presentan discapacidad visual, motora y auditiva.

Para ello, las y los dirigentes estudiantiles organizaron una jornada que contó con módulos de consulta instalados en el patio de luz, prácticas de caminata con bastón y ojos vendados y juegos deportivos para personas con discapacidad motora y visual.

Emiliano Escalante, psicopedagogo del Programa de Integración Escolar y asesor del Centro de Estudiantes del liceo, explicó que esta es la primera vez que se realiza una actividad masiva de sensibilización, en tanto afirmó que para ello, se contó con la participación y apoyo de docentes, directivos y asistentes de la educación.

Asimismo afirmó: “Día a día hemos ido avanzando desde la integración hacia la inclusión, para que todos y todas se actualicen sobre sus orígenes y avances. Felicitamos a los alumnos por esta iniciativa e invitamos a la comunidad educativa a seguir trabajando en este tema para que todos estemos dispuestos a ponernos en el lugar de otras personas con discapacidad”.

Gabriel Ascencio, alumno de 4to A y encargado de Medio Ambiente del Centro Estudiantil del liceo destacó la masiva participación de las y los estudiantes en el programa, ya que permitió realizar un aporte concreto a la creación de conciencia sobre la importancia de la inclusión.

Junto con ello, explicó que una de las actividades más atractivas de la jornada fue la realización de partidos de goalball, que es un deporte paralímpico creado especialmente para personas con discapacidad visual, donde se enfrentan dos equipos con tres jugadores cada uno. El juego se basa principalmente en el sentido auditivo para detectar la trayectoria de la pelota que lleva cascabeles en su interior, los que se accionan con el movimiento. Un aspecto significativo es que las y los jugadores portan antifaces opacos para igualar su falta de visibilidad.

En una primera fase del juego se enfrentaron dos equipos conformados por personas con discapacidad visual, demostrando al público la metodología del juego, en tanto que posteriormente se integraron alumnos videntes junto al profesor de educación física y asesor del Centro de Estudiantes, Jorge Beattie. Este último señaló: “Fue una experiencia naturalmente nueva que te permite comprender lo que significa una discapacidad como la ceguera. Hace que en forma casi instantánea tengas que potenciar tus otros sentidos, tales como el auditivo o kinestésico, para suplir la falta de visión”.

Junto con ello, el docente comentó su experiencia al jugar en silla de ruedas: “El no poder desplazarte con tus piernas te pone en problemas y tienes que potenciar la fuerza en la parte superior del cuerpo, la noción temporoespacial cambia. Al bajar el centro de gravedad todo se hace más difícil, por ejemplo encestar a más altura. En general la vida para una persona que tiene que adaptarse a un grado de discapacidad es difícil, por eso hay que sacarse el sombrero por quienes tienen que lidiar con este tipo de situaciones”.

A la jornada asistió el Secretario Regional Ministerial de Deportes, Alejandro Olate, la directora regional de SENADIS, Milena Yankovic y las coordinadoras del Programa Comunal de Integración Escolar, PIE, Margarita Navarro y Daniela Díaz.

Compartir