17 de Diciembre del 2018
ESTUDIANTES DEL CENTRO DE CAPACITACIÓN LABORAL REALIZAN PRÁCTICA EN GEOPARK
NOVIEMBRE
26
Una experiencia significativa para los jóvenes y la compañía
Dos estudiantes del Centro de Capacitación Laboral culminarán el próximo 28 de noviembre una práctica que les significó vivir la experiencia del trabajo en las oficinas regionales de GEOPARK, por un período de 3 meses. Se trata de Sebastián Moreno y Ariel Aravena, quienes han desempeñado el rol de asistentes, desarrollando actividades menores básicas.

María Ojeda, una de las auxiliares a cargo de asignar las tareas a los jóvenes destacó el buen desempeño de estos y se dio el tiempo para reflexionar sobre la integración como un proceso al que le falta avanzar, pero está bien encaminado. En tanto que la auxiliar Cristina Yáñez, comentó el hecho anecdótico de que en muchas oportunidades “los estudiantes nos mandan a nosotras” soltando carcajadas y, en un plano más profundo, subrayó la posibilidad de aprender junto a ellos.

El alumno Ariel manifestó sentirse muy a gusto con la práctica y explicó una de las tareas que realiza cotidianamente, la que consiste en seleccionar los residuos por tipo y depositarlos en contenedores. Por su parte, Sebastián dijo que le gusta ir a Geopark porque nunca había tenido una práctica laboral y le ha servido para aprender muchas cosas, entre ellas hacerse cargo de la limpieza de la loza, realizar las tareas que le mandan a hacer las tías y los jefes. Por lo mismo confesó que le gustaría quedarse en este trabajo.

En este sentido, el director de Geopark, Salvador Harambour, indicó que esta es la primera experiencia de una práctica para personas con necesidades especiales al interior de la compañía, catalogándola como muy positiva, ya que los alumnos han sido muy bien recibidos y se integraron de manera espontánea. “A nosotros como empleados nos ha servido mucho para aceptar a personas con capacidades diferentes pero con un tremendo potencial, aprender a conocerlos, servir y ayudar, así es que estamos muy contentos, razón por la cual se prolongó la práctica por un mes”, ya que en principio el plan era que Sebastián y Ariel se quedaran solo 2 meses en la empresa.

Finalmente el directivo dijo: “Yo creo que si bien, ellos aprenden responsabilidades básicas del trabajo, nosotros aprendemos más, justamente, al incluirlos como personas absolutamente dignas y merecedoras de un trato igualitario y justo. Aquí hay un crecimiento mutuo.”


Compartir